Vinos Goleta

Se trata de una nueva bodega, sin embargo su gente es experimentada en el mundo del vino. La familia, el vino y su cultura han estado unidos en un vínculo generación tras generación. El bisabuelo producía su propio vino, igual que las generaciones posteriores. Ese vino nunca era comercializado, ni siquiera era etiquetado. Eso no quería decir que el vino no tuviera calidad, al contrario.

El reto de este proyecto residía en plasmar todo lo que la bodega y su historia quería transmitir. La propuesta gráfica final ha sido creada a través de una síntesis de elementos y formas sencillas. Lo representado en el logotipo de la bodega es, por un lado, una botella de vino medio llena, inclinada ligeramente que hace el vino de su interior se desplace ligeramente. Es un claro gesto de la acción de servir el vino. Por otro lado, se representa una goleta desde una vista cenital de su cubierta, con sus mástiles y su apéndice de proa.