Eduardo del Hierro

Esta correduría se enfrentó a un cambio generacional en su estructura interna. Debido a ello, se requería un nuevo enfoque, y por supuesto, un cambio en su comunicación gráfica.

Un arduo proceso de análisis desembocó en un escenario gráfico sobrio y elegante que sentara las bases de una comunicación coherente con los servicios que la marca ofrece. Este nuevo estilo abarcaría todo el universo de aplicaciones de la marca.